Diane Arbus en Malba

Las paredes de las salas del segundo piso del Malba parecen haber desaparecido. Un telón negro pone en escena una puesta de luces tenues y columnas que sitúan en primer plano a las obras de Diane Arbus, una de las fotógrafas más influyentes del siglo XX. Este formato de exhibición con cierto aire dramático tiene que ver con la idiosincracia de la artista, con su búsqueda y con muchos de los personajes que retrató, nos explica Jeff Rosenheim, curador de la muestra y del departamento de fotografía del Metropolitan Museum of Art. Es que las obras que se ven en el Malba son copias únicas y llegan desde el MET.

IMG_0263

Volviendo al montaje, las columnas que destacan a cada una de las obras permiten acercarnos y demorarnos en ellas. Dice Rosenheim “hemos perdido la habilidad de ver las cosas pequeñas. Estas fotos son pequeñas y hay que detenerse a mirarlas. Ella hablaba de cosas intimistas”. Se refiere a las personas que elegía fotografiar. Arbus (Nueva York, 1923/1971) encontraba sujetos para retratar que normalmente no lo serían para otros fotógrafos. Ella vagaba por las calles y se topaba con la gente.  De alguna manera permitía que la ciudad de Nueva York la envolviera. “Solía pensar que Arbus elegía a sus sujetos y con el tiempo me di cuenta de que ellos la elegían a ella” nos cuenta el curador en la visita de prensa. En sus tomas vemos desde niños con máscaras, o apuntándonos con armas de juguete, personajes excéntricos, artistas circenses, transformistas, hasta gente tan solo viviendo y también muriendo.

IMG_0251

Ahora, en esta primera muestra de Diane Arbus en nuestro país podemos ver a través de sus ojos. La exhibición cubre de manera cronológica los primeros siete años de su carrera como artista desde 1956 hasta 1962. Se ven imágenes tomadas con cámaras de 35 mm que luego abandonó en 1962 para trabajar con una Rolleiflex.

img_0254.jpg

Cuatro datos:

  • Ella no escondía su cámara, se paraba frente a su objetivo y tomaba la foto.
  • Los títulos de las fotos fueron pensados por la artista. Ella era una muy buena escritora y en la poética de los títulos se hace evidente.
  • Su primera cámara la recibió de su marido como regalo de boda. Ese obsequio cambió su vida.
  • Fue de las primeras en sacar fotos en salas de cine y a la pantalla de TV. Estaba enamorada de las películas de terror y del film noir.

Cuando visiten la muestra, ¡recomiendo que lo hagan!, no dejen de mirar hacia arriba. En algunas de las columnas hay frases de la artista, citas que casi nos susurran para ser descubiertas.

IMG_0261

“Diane Arbus: En el principio”: Del 14 de julio al 9 de octubre. Av. Figueroa Alcorta 3415, Capital.

De visita en el Frost Science

En Miami aproveché para conocer el nuevo museo Frost Science. Si bien mis recorridos se suelen concentrar en aquellos museos vinculados al arte, me gusta visitar los de Ciencias Naturales. Siempre hay algo para aprender.

Sabía que en la ciudad había una gran expectativa por la apertura de este nuevo espacio.  El edificio, que abrió las puertas el 8 de mayo,  está ubicado en el Distrito de las Artes y Entretenimiento de Miami y es un diseño del estudio Grimshaw Architects. Está emplazado frente al Perez Art Museum, y se vinculan mediante una paseo público. Comparten además una vista privilegiada a Biscayne Bay.

El contenido que propone el Frost abarca un amplio rango de información siempre con el eje en la naturaleza y la ciencia. Y aquello que podría leerse en un manual llega a nosotros de varias e interactivas maneras. Hay desde juegos pensados para chicos, pantallas táctiles para adultos a espacios en los cuales el espectador puede literalmente acostarse para ver pasar por encima a rayas, peces y tiburones.

IMG_0014

En suma, el museo busca un acercamiento con los visitantes, que ellos participen desde el momento en el que inician la visita. Y lo logra. Al salir se experimenta cierta satisfacción de habernos sentido entretenidos y de haber aprendido mucho.

Vivian Maier en FoLa

La fotógrafa que pasó su vida documentando las calles de Chicago mientras trabajaba como niñera. Un talento que permaneció oculto por décadas. Ahora su obra se exhibe en FoLa hasta el 11 de junio.

Quienes la conocieron dicen que Vivian Maier era una mujer reservada. Durante cuatro décadas esta fotógrafa amateur trabajó como niñera en la ciudad de Chicago. Dicen que eso le permitía tener una vivienda asegurada y la libertad de hacer lo que más amaba: tomar fotos. Ella solía sacar a los niños a pasear y en esa deambulación urbana con su cámara Rolleiflex colgada del cuello documentaba todo, la gente, las vidrieras de los negocios, las calles. Tenía un buen ojo, un excelso manejo de la luz y una gran sensibilidad por la naturaleza humana. Sus fotos tienen la cualidad de resaltar lo extraordinario en lo cotidiano.

111935

Pero nunca mostró a nadie su obra. Se preservó de la mirada ajena en el anonimato. Fueron más de 100 mil las fotos que tomó y que recién están saliendo a la luz gracias a un acontecimiento fortuito. En 2007, John Maloof compró un lote de fotografías antiguas en una subasta, él estaba haciendo un libro histórico sobre Chicago y estas llamaron su atención. Esa curiosidad inicial creció hasta motivarlo a investigar sobre la fotógrafa y de a poco  la fue descubriendo. Hasta filmó la película Finding Vivian Maier que recrea su búsqueda y subraya que es tal la magnitud de su obra que aún mucha permanece inédita, por ser revelada.

vivian-maier-en-fola

Hoy podemos apreciar parte de su trabajo en la muestra Vivian Maier (1926/ 2009) The Street Photographer en FoLa Fototeca Latinoamericana. Se exhiben 55 fotografías que la artista tomó en Chicago y Nueva York entre los años 50 y 60.

En Godoy Cruz 2626, Distrito Arcos, CABA. De jueves a martes de 12 a 20